TDAH EN NIÑOS

TDAH EN NIÑOS

Cuando diagnostican TDAH a nuestro hijo o hija

Aunque se cree que el TDAH es hereditario, la forma en que lo enfoquemos y tratemos puede ayudar a mejorar el desarrollo del trastorno y los problemas que pudiesen surgir en el futuro. Su identificación temprana y tratamiento del TDAH , como en la mayoría de los trastornos, facilitará que evitemos o minimicemos posibles situaciones como problemas escolares, sociales, falta de autoestima o frustración del menor.

El punto primordial tras el diagnóstico es evitar culparse a uno mismo. En algunos momentos de la vida, la primera idea que nos viene a la cabeza es esa, pero sabemos que no nos ayudará a afrontar la situación y que, además, no es real. El TDAH es un trastorno en ciertas áreas del cerebro que, en la mayoría de las ocasiones, es heredado. No se debe a una crianza incorrecta o un ambiente familiar deficiente. Sin embargo, estos pueden influir en la mejora o empeoramiento de los síntomas.

Es importante asegurarnos de que tenga una evaluación completa para poder hacer el diagnóstico, desde el campo médico, el educativo y el psicológico. De esta forma descartaremos con seguridad otros posibles trastornos con síntomas similares o en común que nos puedan llevar a error.

Es fundamental un enfoque holístico para un correcto diagnóstico del TDAH

Para poder conocerlo mejor y saber qué medidas podemos adoptar, es fundamental informarse y aprender sobre este trastorno. Disponemos de mucha información a nuestro alcance. Es por ello que debemos ser cautelosos a la hora de escoger las fuentes. En ocasiones pueden ser incorrectas o pueden generar confusión. Es recomendable acudir a grupos de apoyo y asociaciones que nos puedan ayudar a orientarnos, intercambiar experiencias, formarnos y también ofrecer apoyo. Si nos sentimos sobrepasados o saturados, siempre es bueno acudir a un profesional de la salud mental. Esto nos ayudará, tanto a nosotros como al menor afectado, a llevarlo mejor. También a nuestra relación y comunicación se vea beneficiada.

Tomar parte activa en el ámbito escolar del menor ayudará a una mayor coordinación, conocimiento y mejor tratamiento por parte de su entorno

La comunicación con sus profesores, psicopedagogos y demás equipo del ámbito escolar que trabaje con el menor es imprescindible para hacer el tratamiento de la forma más adecuada y coordinada. Trabajar en equipo siempre nos ayudará a gestionar mejor las acciones. Si se considera necesario, también se podría acudir a la reunión con el equipo escolar acompañados del psicólogo o especialista que trate a nuestro hijo. El especialista nos podrá dar posibles pautas o explicaciones que puedan ser útiles.

Asimismo, la capacitación para padres ayudará a modificar comportamientos propios, aprender a establecer límites y expectativas claras para el menor o métodos de disciplina proactiva y no reactiva.
Por último, otro aspecto fundamental a cuidar es la autoestima del menor.

Es fácil que a veces se sienta desplazado, incomprendido o frustrado. Por ello es recomendable reservar un tiempo diario para pasar juntos, ayudarle a ver los pequeños logros que pueda ir consiguiendo o ayudarle en sus habilidades sociales. También saber ver sus habilidades (deportivas o artísticas, por ejemplo) y apoyarlas para que las desarrolle. Esto puede ayudar a la consecución de logros y, por ende, mejora de la autoestima y motivación.

No Comments

Post A Comment
Tus datos serán tratados por Estudiotec Formación, S.L. para contestar a tus comentarios. Puedes ejercitar los derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y portabilidad en cualquier momento. Más información: Política de privacidad.

Abrir chat